Tema 9.1.-Planificación y Evaluación
Tema 9.1.-Planificación y Evaluación

Tema 9.1.-Planificación y Evaluación

1.-PLANIFICACIÓN Y EVALUACIÓN.

La prevención de riesgos laborales deberá integrarse en el sistema general de gestión de la empresa, tanto en el conjunto de sus actividades como en todos los niveles jerárquicos de ésta, a través de la implantación y aplicación de un plan de prevención de riesgos laborales

Este plan de prevención de riesgos laborales deberá incluir:

  • La estructura organizativa.
  • Las responsabilidades.
  • Las funciones.
  • Las prácticas.
  • Los procedimientos.
  • Los procesos y los recursos necesarios para realizar la acción de prevención de riesgos en la empresa.

Los instrumentos esenciales para la gestión y aplicación del plan de prevención de riesgos, que podrán ser llevados a cabo por fases de forma programada, son: la evaluación de riesgos y la planificación de la actividad preventiva.

1.-Evaluación de riesgos

  • El empresario deberá realizar una evaluación inicial de los riesgos para la seguridad y salud de los trabajadores, teniendo en cuenta, con carácter general, la naturaleza de la actividad, las características de los puestos de trabajo existentes y de los trabajadores que deban desempeñarlos.
  • Igual evaluación deberá hacerse con ocasión de la elección de los equipos de trabajo, de las sustancias o preparados químicos y del acondicionamiento de los lugares de trabajo.

    Haz clic para ver el vídeo La evaluación de hommer
  • La evaluación será actualizada cuando cambien las condiciones de trabajo y, en todo caso, se someterá a consideración y se revisará, si fuera necesario, con ocasión de los daños para la salud que se hayan producido.

Fases de la evaluación

En un orden secuencial lógico se procede a realizar aquellas actuaciones que finalizan en la valoración del riesgo. Antes de realizar el trabajo de identificar y evaluar los riesgos debemos prepararnos para ello, organizando el trabajo que se llevará a cabo, poniendo en orden la información de la que ya disponemos, y estructurando la evaluación en las unidades de trabajo en que se divida la empresa.

  • Designar personal competente
    • En primer lugar, debemos designar a las personas que participarán en la evaluación. Es recomendable aprovechar la experiencia y conocimiento de las personas que supervisan directamente el trabajo del personal y solicitar su colaboración desde el inicio de la actividad.
  • Recopilar información
    • Deberemos tener en cuenta también la información recibida directamente de los trabajadores.
    • Recopilaremos y revisaremos aquella información de la empresa que puede ser útil en el estudio de los riesgos. La información a tener en cuenta puede tratar sobre:
      • La organización (puestos de trabajo, actividades, personal con sensibilidades especiales, etc.).
      • Las características del trabajo (exposición, utilización de productos peligrosos, manipulación de cargas).
      • Las materias primas.
      • Equipos de trabajo.
      • Estado de salud de los trabajadores.
      • Es importante ver si la empresa ha realizado ya alguna relación anterior para recopilar información que puede ser valiosa.
  • Determinar los puestos de trabajo
    • Al obtener la información general de la empresa es necesario determinar los puestos de trabajo que van a ser objeto de evaluación.
  • Método de evaluación
    • Algunos métodos de evaluación estructuran la evaluación de riesgos en tres niveles:
      • General: se refiere a los riesgos a los que está expuesto el conjunto de trabajadores de la empresa. Si, por ejemplo, al entrar en una empresa hay una gran escalera toda la plantilla estará sometida al riesgo de caída a distinto nivel, o si existen defectos generales de la instalación eléctrica todos los trabajadores estarán expuestos a riesgos de contacto eléctrico.
      • Agrupar entre sí los puestos de trabajo: agrupar los puestos de trabajo cuyos trabajadores están expuestos a los mismos riesgos. A este conjunto de puestos, estos métodos lo llaman sección, que puede ser un taller de mantenimiento, las oficinas de la empresa o un almacén.
      • Puesto de trabajo: es posible que un puesto de trabajo tenga riesgos particulares, riesgos a los que no está expuesta toda la plantilla que trabaja en esa sección. Un puesto de trabajo puede ser un reponedor de un hipermercado, un conductor de carretillas, etc.
    • Según la dimensión, las características y los riesgos de la empresa así definiremos los niveles más apropiados.
    • Cuando en una empresa existen varias personas que tengan el mismo puesto de trabajo y que estén sometidas a los mismos riesgos no será necesario hacer tantas evaluaciones como personas hay, sino una sola evaluación por puesto de trabajo. Por ejemplo, si en un hipermercado hay 20 cajeras sometidas a los mismos riesgos, haremos una única evaluación, no 20 distintas.
  • Determinar los elementos peligrosos
    • Una vez que conocemos las características de los puestos de trabajo, procederemos a determinar las condiciones de trabajo y los elementos peligrosos para la salud de los trabajadores.
  • Identificar a los trabajadores expuestos
    • Los trabajadores que desempeñan el puesto de trabajo y que son objeto de evaluación, tienen que ser relacionados nominalmente en orden a discernir la posible incidencia desfavorable de las condiciones de trabajo peligrosas en la salud de los mismos.
  • Identificar el riesgo
    • La detección e identificación del riesgo es el elemento fundamental de la evaluación de riesgos. Se alcanza a través de la simple apreciación de las condiciones peligrosas o en virtud del resultado de mediciones, análisis o ensayos.
  • Evitar el riesgo
    • Si en el transcurso de la identificación de los riesgos, detectamos peligros que podemos eliminar no tenemos que esperar a realizar su evaluación y planificación correspondiente, trataremos de evitar todos los riesgos que sea posible antes de iniciar la evaluación. Por ejemplo: si observamos que existen zonas de circulación que están obstruidas deberemos evitar este riesgo y así no tendremos que evaluarlo.
  • Valorar el riesgo
    • Se halla la magnitud del riesgo en función de criterios objetivos de acuerdo con los conocimientos técnicos y el consenso de los trabajadores. Habitualmente se eligen como criterios objetivos:
      • La frecuencia de la exposición al riesgo.
      • Las consecuencias en caso de que éste se concrete.
      • La probabilidad de su desencadenamiento.

Planificación 

En la etapa  anterior, entre otras cosas, hemos identificado y evaluado los riesgos, lo cual significa que hemos determinado si es necesario adoptar medidas preventivas.

La siguiente acción a realizar será planificar y adoptar las medidas y acciones concretas necesarias para un adecuado control del riesgo.

  • Cuando el resultado de la evaluación pusiera de manifiesto situaciones de riesgo, el empresario planificará la actividad preventiva que proceda con objeto de eliminar o controlar y reducir dichos riesgos, conforme a un orden de prioridades en función de su magnitud y número de trabajadores expuestos a los mismos.
  • En la planificación de esta actividad preventiva se tendrá en cuenta la existencia, en su caso, de disposiciones legales relativas a riesgos específicos (como el Real Decreto 286/2006 sobre ruido), así como los principios de acción preventiva señalados en el artículo 15 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.
  • Además, la planificación de la actividad preventiva incluirá, en todo caso, los medios humanos y materiales necesarios, así como la asignación de los recursos económicos precisos para la consecución de los objetivos propuestos.
  • Igualmente, habrán de ser objeto de integración en la planificación de la actividad preventiva las medidas de emergencia y la vigilancia de la salud previstas en los artículos 20 y 22 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, así como la información y la formación de los trabajadores en materia preventiva y la coordinación de todos estos aspectos.
  • La actividad preventiva deberá planificarse para un período determinado, estableciendo las fases y prioridades de su desarrollo en función de la magnitud de los riesgos y del número de trabajadores expuestos a los mismos, así como su seguimiento y control periódico. En el caso de que el período en que se desarrolle la actividad preventiva sea superior a un año, deberá establecerse un programa anual de actividades.
  • Una vez que hemos planificado la actividad preventiva, deberemos asegurarnos de que las acciones y medidas se han adoptado realmente, y de que tienen la eficacia esperada y que funcionan tal y como esperábamos.
  • El empresario deberá asegurarse de la efectiva ejecución de las actividades preventivas incluidas en la planificación, efectuando para ello un seguimiento continuo de la misma.
  • Para finalizar, deberemos evaluar y conservar documentación formal relativa a los resultados y conclusiones más importantes. Debiéndose registrar, como mínimo, aquellos factores y riesgos asociados para los que la evaluación ha puesto de manifiesto la necesidad de adoptar medidas preventivas.

MÉTODO FINE DE EVALUACIÓN.

El método de evaluación de riesgos que vamos a tener en cuenta es el denominado método FINE. La metodología que os presento permite cuantificar la magnitud de los riesgos existentes y, en consecuencia, jerarquiza racionalmente su prioridad de corrección. Para ello se parte de la detección de las deficiencias existentes en los lugares de trabajo para, a continuación, estimar la probabilidad de que ocurra un accidente y, teniendo en cuenta la magnitud esperada de las consecuencias, evaluar el riesgo asociado a cada una de dichas deficiencias. No conviene olvidar que la información que ofrece este método es orientativa, ya que en todo momento vamos a hablar de una cálculo probabilístico, que puede, o no, coincidir con lo que ocurra en el futuro.

Pero para esto lo primero que tenemos que conocer es la denominación específica que vamos a dar a cada riesgo, por eso os presento esta tabla.

Procedimiento de evaluación:

Hay que tener en cuenta  que lo que se evalúa son puestos de trabajo, luego lo que hay que hacer es segmentar la empresa en puestos de trabajo.

Es necesario partir de la información del entorno, condiciones y modo en que cada trabajador realiza su actividad, para ello tendremos que recurrir a técnicas tales como:

  • La observación.
  • Cuestionarios.
  • Entrevistas…

Para poder realizar una evaluación de riesgos es preciso distinguir entre:

  • Peligro: Será la fuente del riesgo. Ej. Una radial (peligro) puede tener varios riesgos (contactos eléctricos indirectos, abrasiones, proyecciones…)
  • Riesgo: Probabilidad de que el peligro se materialice en un daño para el trabajador.

No olvidar que lo que se evalúan dentro del puesto de trabajo son riesgos, luego una máquina, instalación, procedimiento… puede tener varios riesgos.

Nivel de deficiencia: Llamaremos nivel de deficiencia a la magnitud de la vinculación esperable entre el conjunto de factores de riesgo considerados y su relación causal directa con el posible accidente.

Nivel de exposición: El nivel de exposición es una medida de la frecuencia con la que se da exposición al riesgo. Para un riesgo concreto, el nivel de exposición se puede estimar en función de los tiempos de permanencia en áreas de trabajo, operaciones con máquina, etc…

Nivel de probabilidad: En función del nivel de deficiencia de las medidas preventivas y del nivel de exposición al riesgo, se determinará el nivel de probabilidad (NP), el cual se puede expresar como el producto de ambos términos:

NP = ND x NE.

Nivel de consecuencia: Si el riesgo se materializa en un daño, vamos a tratar de establecer la cuantificación numérica del mismo tanto provoque daños humanos como materiales.

Nivel de intervención: Va a ser el resultado de multiplicar en nivel de probabilidad por el nivel de consecuencias.

MODELO DE EVALUACIÓN DE RIESGOS 

Modelo en pdf de evaluación de riesgos

Recuerda, por cada riesgo una ficha.

 

2.- INSPECCIÓN DE SEGURIDAD

Se define la Inspección de Seguridad como “el examen detallado de las Condiciones de Trabajo existentes, para la detección de dichas condiciones de trabajo, y así poder detectar los posibles riesgos de Accidente de Trabajo, debidos a las condiciones materiales peligrosas o a prácticas inseguras”.

El objetivo principal de una Inspección de Seguridad es la detección de riesgos de accidentes de trabajo. Así, un programa de inspecciones de seguridad bien planificado y dirigido puede llegar a cumplir múltiples objetivos:

  • Identificar los problemas potenciales.
  • Identificar las deficiencias de los equipos.
  • Identificar las acciones inadecuadas de los trabajadores.
  • Identificar el efecto que producen los cambios en los procedimientos o en los materiales.
  • Identificar las deficiencias de las acciones correctoras.
  • Permitir una autoevaluación de la gestión en seguridad al responsable de área.
  • Comprobar lo que venimos entendiendo como una evaluación de riesgos.
  • Comprobar el grado de cumplimiento de la normativa.
  • Comprobar la eficacia de las medidas adoptadas.
  • Comprobar que la verificación de que las propuestas resultantes de la evaluación de riesgos han sido implantadas, etc.
  • Demostrar el compromiso asumido por la dirección en materia de seguridad y salud a través de una actividad visible. Las inspecciones de seguridad ejercen una influencia psicológica positiva sobre el personal, ya que contribuyen a demostrarle el interés de la empresa por la seguridad en el trabajo.

Etapas en la realización de una inspección de seguridad.

Con el fin de conseguir una mayor eficacia, a la vez que una metodología sistemática de actuación, es preciso seguir las siguientes etapas para llevar a cabo correctamente la Inspección de Seguridad.

  • Planificación de la Inspección de Seguridad. Se deberán tener en cuenta los siguientes aspectos:
    • Elección de las personas que van a realizar la inspección, se requiere conocimiento y experiencia según las condiciones a inspeccionar
    • Información técnica previa. Se debe disponer de la máxima información sobre aspectos y características, tanto técnicas como organizativas, de las instalaciones a inspeccionar.
    • Información previa sobre riesgos. Como son el análisis documental, el estadístico y los aspectos reglamentarios y normativos que puedan ser de aplicación.
    • Recordatorio o check-list. Para realizar de manera eficaz la Inspección de Seguridad, resulta conveniente poder contar con una guía de inspección (check-list) que informe y recuerde los puntos a inspeccionar (agentes causantes de los accidentes), contestando normalmente a preguntas sencillas como “sí” o “no”, “cumple” o “no cumple”, “verdadero” o“falso”, etc.

Ejecución de la inspección.

  • Se deberán inspeccionar las instalaciones en su funcionamiento normal, sin olvidar los lugares más recónditos o de difícil acceso.
  • Se realizará la inspección acompañado de la persona responsable del área y siguiendo el proceso productivo desde el inicio al final. Durante la misma, convendrá tener en consideración las características que deben requerir las medidas preventivas.
  • Elaboración del informe. 
    • Cuando se haya finalizado la inspección, se ordenarán y complementarán los datos recogidos en ella, a la mayor brevedad posible, ya que suele ser normal que durante la inspección no se disponga del tiempo necesario o que al recoger los datos de forma esquemática puedan perderse si dejamos transcurrir demasiado tiempo. Si estos datos se concretan inmediatamente después de la visita, su fiabilidad será mayor.
    • En el informe deberá figurar la detección de los diferentes peligros mediante su localización y ubicación, indicando cuál es su origen. De cada uno de los peligros detectados, se hará una estimación del riesgo, utilizando para ello alguno de los métodos de evaluación de riesgos existentes.
  • Sugerencia de medidas preventivas e implementación
    • Asimismo, en función de la magnitud de cada riesgo, se deberán aplicar las medidas preventivas, de acuerdo con los principios de acción preventiva establecidos en el artículo 15 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Dichas medidas deberán ser adecuadas al riesgo detectado, realizables, no suponer un coste para el operario, ser económicamente viables y duraderas en el tiempo.
    • Junto a las medidas propuestas, se deberá establecer un plan de acción en el que se haga constar qué se va a hacer, quién lo va a realizar, cuándo lo va a realizar y quién va a controlar el grado de eficacia de las mismas.

3.- INVESTIGACIÓN DE ACCIDENTES

En el artículo 16.3 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales podemos leer que “cuando se haya producido un daño para la salud de los trabajadores o cuando, con ocasión de la vigilancia de la salud prevista en el artículo 22, aparezcan indicios de que las medidas de prevención resultan insuficientes, el empresario llevará a cabo una investigación al respecto, a fin de detectar las causas de estos hechos”.

Haz clic para ver el vídeo PRL e investigación

La investigación deberá extenderse a todos los accidentes, incluidos aquellos que no hayan ocasionado lesiones a los trabajadores expuestos, es decir, a los “incidentes”. Su investigación permitirá identificar situaciones de riesgo desconocidas o infravaloradas hasta ese momento, e implantar medidas correctoras para su control, sin que haya sido necesario esperar a la aparición de consecuencias lesivas para los trabajadores expuestos.

La investigación de accidentes permite:

  • Conocer, de manera fiable, los hechos acontecidos.
  • Evitar que se vuelvan a repetir los mismos accidentes, eliminando las causas que los motivaron.
  • Detectar la existencia de nuevos peligros.
  • Implantar medidas correctoras.
  • Aprovechar la experiencia adquirida para mejorar la prevención.

Las fases de la investigación de accidentes serán:

  • Toma de datos. Consiste en reconstruir in situ las circunstancias que dieron lugar a la materialización del accidente. Ello exige recabar todos los datos sobre tipo de accidente, tiempo, lugar, condiciones del agente material o condiciones materiales del puesto de trabajo, métodos de trabajo y otros datos complementarios que se juzguen de interés para describir totalmente el accidente.
    • Es importante que esta tarea la ejecute una persona que tenga un buen conocimiento del trabajo y de su forma habitual de ejecución.

      El inverosímil caso del accidente del albañil
  • Investigación de lo ocurrido:
    • Evitar buscar responsables
    • Aceptar sólo hechos probados
    • Evitar hacer juicios de valor durante la investigación
    • Investigar lo antes posible
    • Formarse un cuadro general de la situación
    • Entrevistar a las personas implicadas
    • Reconstruir el accidente in situ.
  • Integración de datos. Se trata de conjugar los datos obtenidos y proporcionar una imagen de conjunto y un relato objetivo y verídico de lo ocurrido.
  • Determinación y ordenación de causas. Determinando la jerarquía de las causas para identificar las causas principales, secundarias y accesorias. Para ello se puede utilizar la técnica del árbol de causas.
  • Redacción del informe. En el que se establezcan de manera objetiva clara y ordenada el origen causas y generación del accidente, pudiendo proponer medidas a implementar, plazo y responsable.
Relato de un accidente de trabajo
Ejemplo de árbol causal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies